Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Desplácese hasta la parte superior

Arriba

No hay comentarios

Pag. 11 La despedida

24 de Diciembre de 1999, noche buena…

 

Fuerón minutos, muchos minutos para ver como te ibas apagando, y decidi que era el momento de que mama y papa te arroparan, o quizas fue …

 

Toda la vida recordare esos precisos momentos pues los tenemos grabados como si lo hubieran hecho con un hierro cardente… ver como te apagas y pretender de que partas con confianza, sin miedo y arropado por todos, no, no nos fue facil.

 

Mama a un lado y papa al otro, te hablabamos despacio y con confianza de que te acercaras a la luz blanca, que no tubieras miedo… todabia puedo ver tu rostro angelical entre azul y blanco y la paz que te acompañaba pues no creo que haya habido nadie nunca jamas al que todos sus seres queridos pudieran despedir con el cariño que todos los alli presentes te procesaban, con dolor, con mucho dolor pero sin una sola lagrima, no mientras tu estubiers de cuerpo presente, pues ya habria tiempo para llorar y gritar….

 

Recuerdo que cuando porfin partiste, todos los alli presentes rompimos a llorar pues todos habian estado conteniendo y reprimiendo las ansias por desahogarse pues ninguno queria que te marchases pero todos a la vez entendierón o por lo menos eso creo yo de que de que te estabas marchando de la mejor de las maneras posibles, sin sufrimiento y con los tuyos…durante mucho tiempo estubimos maldiciendo y llorando y gritando hasta que nos dimos cuenta de que ya …

 

A los que estubierón alli con nosotros y a los que llegarón despues y a los que nos acompàñarón en los siguientes dias y a todos los que te conocian, nunca jamas podremos olvidar su cariño y su compañia y lo que todos te querian pues nadie mejor que tu para ganarse el cariño de todos pues hoy por hoy estoy totalmente convencido

 

de que desde el mismo día de tu nacimiento fuiste acreedor de un par de alitas de angel.

 

Creo que ya empiezo a desvariar y mezclo churras con meninas y eso es debido a que mi cabeza va dando saltos de una imagen a otra y de un sentimiento a otro y lo que unicamente tengo claro es que a pesar de la rabia que me embarga es de que plantaste en mi corazón una semillita de bondad y de agradecimiento por haberte tenido, por ser tu papa, por tu compañia durante seis años y medio y por tantas otras cosas, te queremos y te querremos toda nuestra vida, gracias Gabriel.

 

Enviar un Comentario

This site is protected by WP-CopyRightPro