Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Desplácese hasta la parte superior

Arriba

No hay comentarios

Paz, piedad y perdón ( discurso de Azaña en BCN )

Paz, piedad y perdón ( discurso de Azaña en BCN )
Gabriel Salguero

Contenido del discurso

Los temas principales del discurso son la reconstrucción política del país, la unidad de España y el precio de la internacionalización de la guerra, así como las repercusiones de las guerras en el futuro de los pueblos.

Alguna de las ediciones impresas posteriores del discurso lo dividen en los siguientes epígrafes:[12]

  • El punto de vista nacional.
  • Obligación de opinar.
  • Fase internacional del problema español.
  • La república y la sociedad de naciones.
  • Nadie quiere aquí una guerra general.
  • La limitación de la guerra.
  • El acuerdo de Londres.
  • Quién debe hacer salir de España a los extranjeros.
  • Promesa de un imperio español.
  • Cuestión de honra.
  • La guerra civil agotada.
  • Motivos erróneos de la rebelión.
  • El daño irreparable.
  • Lo que la guerra ha enseñado a los españoles que ya no lo supieran.
  • Mejor empleo de la energía española.
  • Incógnitas del mañana.
  • Revelaciones de la conducta.
  • Nadie sabe lo que se funda con una guerra.
  • La voz de la patria eterna: Paz, piedad y perdón.

El texto recoge la idea de la vinculación de la guerra civil con la escalada de la tensión en Europa, una llamada de atención a la Sociedad de Naciones para que intervenga en un conflicto español, el cual Azaña considera prolongado por culpa de la intervención de países extranjeros; esto es, la guerra civil como primera batalla de una aún desconocida guerra mundial. Intenta dejar a un lado la idea de bandos y centrar la reflexión sobre España:

“La guerra civil está agotada en sus móviles porque ha dado exactamente todo lo contrario de lo que se proponían sacar de ella, y ya a nadie le puede caber duda de que la guerra actual no es una guerra contra el Gobierno, ni una guerra contra los gobiernos republicanos, ni siquiera una guerra contra un sistema político: es una guerra contra la nación española entera, incluso contra los propios fascistas, en cuanto españoles, porque será la nación entera quien la sufra en su cuerpo y en su alma”.

Se dirige a todos los españoles, en los dos bandos:

“Destaco entre ellas que todos los españoles tenemos el mismo destino. Un destino común, en la próspera y en la adversa fortuna. Cualesquiera que sea la profesión religiosa, el credo político, el trabajo y el acento. Y que nadie pueda echarse a un lado y retirar la puesta. No es que sea ilícito hacerlo: es que además, no se puede”.

Reflexiona sobre la futura reconstrucción y adivina el peligro del caudillismo:

“La reconstrucción de España será una tarea aplastante, gigantesca, que no se podrá fiar al genio personal de nadie, ni siquiera de un corto número de personas o de técnicos; tendrá que ser obra de la colmena española en su conjunto, cuando reine la paz, una paz que no podrá ser más que una paz española y una paz nacional, una paz de hombres libres, una paz para hombres libres”.

El texto se va cerrando intentando hacer un llamamiento a la necesaria reconciliación y construcción de una sociedad tolerante cuando llegue la derrota de unos y la victoria de otros:

“Pero es obligación moral, sobre todo de los que padecen la guerra, cuando se acabe como nosotros queremos que se acabe, sacar de la lección y de la musa del escarmiento el mayor bien posible, y cuando la antorcha pase a otras manos, a otros hombres, a otras generaciones, que les hierva la sangre iracunda y otra vez el genio español vuelva a enfurecerse con la intolerancia y con el odio y con el apetito de destrucción, que piensen en los muertos y que escuchen su lección: la de esos hombres que han caído magníficamente por una ideal grandioso y que ahora, abrigados en la tierra materna, ya no tienen odio, ya no tienen rencor, y nos envían, con los destellos de su luz, tranquila y remota como la de una estrella, el mensaje de la patria eterna que dice a todos sus hijos: Paz, piedad, perdón”.

Pero adivina que ni tan siquiera los actores de la misma guerra saben cuáles serán los cambios que producirá:

“Nunca ha sabido nadie ni ha podido predecir nadie lo que se funda con una guerra; ¡nunca! Las guerras, y sobre todo las guerras civiles, se promueven o se desencadenan con estos propósitos, hasta donde llega la agudeza, el ingenio o el talento de las personas; pero jamás en ninguna guerra se ha podido descubrir desde el primer día cuáles van a ser sus profundas repercusiones en el orden social y en el orden político y en la vida moral…”

Enviar un Comentario

This site is protected by WP-CopyRightPro